Una pregunta frecuente es, ¿qué es el Yoga? O, ¿cómo son las clases de Yoga?
Algunos piensan que es algún tipo de religión o una actividad para gente “tranquila”. Imaginan que en las clases nos sentamos en la clásica postura de indio y allí nos quedamos contemplando el infinito. O, por el contrario, que nos enroscamos para llegar a una postura a la que pocos pueden acceder.

El Yoga nos permite trabajar cuerpo, mente y espíritu. A nivel físico, es una actividad completa que trabaja flexibilidad, fuerza, elongación y equilibrio. Muchos alumnos activos deportivamente se sorprenden en sus primeras prácticas.

A nivel mental y espiritual, a través de la respiración y la meditación combinados con el tipo de ejercicios que se realizan nos permite abstraernos, focalizarnos y encontrar nuestra esencia permitiéndonos salir de la vorágine y el stress cotidiano.

Desde lo formal, si consultamos el diccionario de la Real Academia Española dirá “conjunto de disciplinas físico-mentales originales de la India, destinadas a conseguir la perfección espiritual y la unión con lo absoluto”.

Etimológicamente, la palabra Yoga deviene del sánscrito (idioma antiguo de la India) y significa unión: (i) unión con Dios (sin importar la religión del alumno); (ii) unión con uno mismo, porque desarrolla al ser humano en todos sus aspectos: físico, mental, psicológico y espiritual.

Existen diferentes sendas o métodos de Yoga que ya desarrollaremos, pero que resumidamente podemos definir como:

KARMA YOGA: sendero de la acción.
BAKTI YOGA: sendero de la devoción y el amor.
GÑANA YOGA: sendero de la indagación.
RAJA YOGA: sendero de la introspección.
HATHA YOGA: sendero del equilibrio de las energías interiores.

Se trata de distintos métodos que fueron consignados por diferentes maestros. Todos ellos son validos, siempre y cuando respondan al objetivo que el alumno se plantea cuando comienza su práctica.

¿Querés practicar Yoga con nosotros? Mirá nuestros horarios de Clases de Yoga.